Avisar de contenido inadecuado

22/06/2012

José Mª Amigo: Es inútil, de nada servirá

No pierdas más el tiempo que de nada servirá. Mañana, cuando la mirada, a fuerza de buscarte más allá de los montes, más allá de la urgencia, más allá de la angustia, mas allá… haya abierto un camino a través de las rocas, como quien posee la potencia de un láser, mañana no necesitaré de ilusiones, de mejunjes, de afeites, de ungüentos, y veré por fin sin...

{
}

22/06/2012

¡Que se joda y se muera!

Es un día cálido, soleado, transparente. Y sin embargo estamos solos. Las ventanas desconsoladamente abiertas o cerradas. Y el silencio ¡ah, el silencio!... solo transgredido por las canciones de las fiestas interiores; esas que no cuentan para la Patraña con mayúscula.

Por encima de las canciones de la fiesta recojo piedras, lanzas, azagayas... preparándome, como tú,...

22/06/2012

La Muerte, Ku, de nuevo

La culebra que se va -dicen- cuenta con las hojas muertas para disimular a sus crías de los peligros que los acechan. Y tú, madre, ¿ con quién has contado para proteger al hijo que tanto te quería de la crueldad del mundo?

¡Ay, amigo zamorano, tu único bastón de apoyo se quebró! Cuando necesites de un sostén recurrirás a tus hermanos y cerrarán sus oídos al...

21/06/2012

Sobriedad de los maestros de Oaxaca

Entran los rebeldes en el Palacio del Gobierno. Venían temblando, ateridos de frío. Miran en derredor, deslumbrados. El rojo enciende detalles que calientan el ambiente de un día que, en las afueras, estaba bajo cero: vestidos de gasa y tul, sillas tapizadas de rojo terciopelo, grandes sillones, botas y bolsos rojos, pulseras de oro, arañas de diamantes, abrigos de visón, ...

{
}

21/06/2012

Charles Nokan (Zègua Nokan): El tiempo ha arado mi frente

El tiempo ha arado

de Charles Nokan (Zègua Nokan)

 

El tiempo ha arado mi frente y desgastado mi dentadura. Mis años caen como hojas de otoño. El olor de su ceniza me invade. El crepúsculo sombrío amanece por el horizonte de mi vida. Pronto llegará acaso noche gris y ya no existiré, y eso sucederá como si jamás hubiese vivido. Mi hondo pensamiento no...

21/06/2012

Hojas arrugadas del otoño

¡Espíritu que arremolinas las hojas arrugadas del otoño, fugaces resplandor en el ala del crepúsculo, que el castigo por el error me perdones!: Pues antaño yo fui el hombre de la danza inocente y rebelde y ahora tan sólo me sustento en la oscura melancolía del futuro...

Y, ¿no estaré quizás –yo me pregunto- cerrando y sellando, para siempre, el pórtico...

21/06/2012

José Mª Amigo Zamorano: La crin que el viento mueve

Acodado en la crin que el viento mueve contempla inquieto las luciérnagas, mientras su caballo galopa veloz con lealtanza.

Se regocija al ver como va abriendo brecha en los muros oscuros que, de vez en cuando, le cierran el paso.

Presiente que el camino va a ser largo y difícil, por eso no desdeña los frutos que le ofrecen las gentes del lugar por donde pasa.

Las...

21/06/2012

Con versos de Sedar Senghor y Lope de Vega

(Homenaje a Rabearivelo con versos de Sedar Senghor y Lope de Vega)

---

Desde que supe, por los pastores de esta colina frente al mar, eso de que las conchas aman los mensajes del rocío, no he hecho mas que acercarlas al oído.

Hoy he escuchado, sobre todo, de entre los mensajes, uno: el del camarada y amigo que yo creía olvidado para siempre. Del amigo y camarada...

21/06/2012

Nos adormecemos

Nos adormecemos y no es el momento de cerrar los párpados. Hay que seguir despierto hasta la alborada: es cuestión de rodear la noche por su lado más débil: el de la conciencia.

Recibiremos por el triunfo una corona de tristezas, gemidos, agonías... Es un simple adorno, una condecoración inmerecida.

Los héroes regresan siempre con una insignia de...

21/06/2012

Poema contra el racismo

Poema para una lucha contra el racismo:

"...y se quebró el ánfora sagrada; y el árbol, que presidió las añaceas durante siglos, se secó; huyeron las mariposas a refugiarse al vientre de las madres y fue su decidida valentía un mal augurio, por lo que la vanguardia tutelar quedose sola en la helada penumbra del puerto; una vez franqueadas las cancelas, la conciencia se...