Avisar de contenido inadecuado

Bernard Binlin Dadié: las balas aun siegan a las rosas

{
}

Hombres de todos las tierras

de Bernard Binlin Dadié

(versión libre - José Mª Amigo Zamorano)

Salgo de noches salpicadas de sangre

Miren mis flancos, miren mis alas,
labrados por el hambre y el fuego
yo fui un tiempo tierra arable
contemplen mi mano callosa,
negra a fuerza de masar el mundo
ojos quemados por todos los amores.

Estaba cuando el ángel echó al antepasado
cuando las aguas erosionaron las montañass
cuando Jesús concilió al cielo con la tierra
cuando su sonrisa nos ató al mismo destino.
Estaba allí, yo, por encima de los barrancos.

Hombres de todos los continentes
las balas aún decapitan las rosas
en los amaneceres de la ensoñación.

Surgido de sombra con vaho artificial
yo quisiera cantarles a todos ustedes
que cargan el firmamento en lo alto
Nosotros los que nos buscamos
en el mentiroso día de los faroles.

He ido padeciendo yo también
el frío hasta el tuétano de los huesos,
y la hambruna hasta el fondo del vientre,
las alarmas al sonido de los fusiles
pero siempre una estrella me guiñaba
las noches en llamas, las horas
embriagadas por el olor de la pólvora.

Hombre de todos los continentes
que cargáis el firmamento en alto,
que gustáis de oír la risa a la mujer
que os complace ver jugar al niño,
vosotros que os gusta dar la mano
asirla para conformar una cadena,

las balas aun siegan a las rosas
en las alboradas de los sueños.

{
}
{
}

Deja tu comentario Bernard Binlin Dadié: las balas aun siegan a las rosas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre