Avisar de contenido inadecuado

Anonimo en El blog de MarPita

22/06/2012

¡A tu salud!

José Mª Amigo Z. versiona o parafrasea o interpreta, libérrimamente, el poema 92 (pag.146) de la antología titulada 'Poesía Anónima Africana' del cubano Rogelio Martínez Furé.

"... ¡A tu salud! Cuando llegue la hora, dijiste. Siento que le hora está llegando. Y te oiré en la puerta hablar: -¡Oh!, dime, hijo, lo que hiciste: ¿Cerraste mis fríos párpados? ...

22/06/2012

Los pajarillos hacían sus nidos

En los tiempos de antaño -meditaba el Señor- las faldas de los montes estaban cubiertas de árboles y en sus ramas los pajarillos hacían sus nidos desde donde trinaban. Las flores ponían tildes multicolores a sus cánticos.

Pero las codicias de los constructores capitalistas cuajó de feas casas las laderas.

Ahora las bajadas de los montes parecen vestimentas llenas...

21/06/2012

Anónimo: Solo Ku, ¡oh Muerte!

La serpiente que se va cuenta con las hojas muertas para disimular a sus crías de los peligros que los acechan. Tu, madre, ¿con quién has contado para proteger al hijo que tanto te quería de la crueldad del mundo? ¡Ay, amigo zamorano, tu único bastón de apoyo se quebró! Cuando necesites de sostén recurrirás a hermanos que cerrarán oídos al golpeteo de la aldaba en...

7/12/2009

Poesía Anónima Africana: Si yo le contara... (*)

Hablo por los que están sentados a mi alrededor a la luz de la lumbre.

Si yo le contara a la fuente lo que voy a decir, se secaría de emoción.

Si yo se lo refiriera al árbol, detalladamente, perdería todas sus hojas.

Si yo se lo relatara a la roca, punto por punto, se movería en su asiento.

Si yo se lo dijera al obús de 75, como se debe decir, decidido explotaría.

Y si yo le narrara mi...

15/09/2008

Balada Khasonké de Diudi

Doncellas, cuyas miradas bien saben hacer latir el corazón de los hombres más reservados, vosotras podéis, con los ojos, causar más daño que el fusil cargado hasta la boca y dar más placer que la vista del Río (sic) después de una larga marcha por el desierto, escuchad la historia de Diudi, que murió de amor.

Guerreros que hacéis temblar al enemigo, que os precipitáis sobre él con el ímpetu...