Avisar de contenido inadecuado

Jose M Amigo Zamorano en El blog de MarPita

22/06/2012

Tu sueño de mileurista (*)

Están ahí y ellas están alli. Estás ahí, si, en la oscuridad. Y ellas allí como una esperanza. Tu está ahí en la angustia del no ser. Y ellas allí en la alegre negación de la nada. Caminas a tientas, indeciso, en pos de los cuadrados iluminados. Te acercas a uno con temor y miras dentro. No hay nadie. Es el vacío. Iluminado. La nada radiante. La esperanza...

22/06/2012

ofensas en los labios del aguacero

¡Ah, cuántas ofensas en los labios del aguacero y cuántos elogios en las cuerdas del viento avivando de ambigüedad la luz del cielo en el fresco aliento de la bruma!

El crepúsculo tiene destellos ambivalentes y una cierta determinación de acabamiento en el vaivén lógico de las trahumancias hacia unos territorios dominados por la nada.

Y en ese duermevela pasan los...

22/06/2012

Solo desde Abajo

Sólo desde abajo, desde el mismo pozo del dolor, se adivinan las garras tras las manos. Manos cuidadas, finas, perfumadas.

Únicamente desde el mismo centro del sufrimiento aparecerán desnudas de artificio esas manos que esconden la garra entre el aroma.

Garras blancas y negras, amarillas o aceitunadas. Garras de hombres.

Porque vosotros, los que vivís abajo, no...

22/06/2012

Lectura arcoirisada de Mustafá Fersi

Lectura de un poema de Mustafá Fersi Una lectura antirracista __________

A estas alturas de la Historia sabemos con certeza de la existencia de regias rapaces cerniéndose en el cielo que observan los vientres de madres deshonradas como almacenes en reserva de carnes delicadas y ven en subasta las uñas del holgazán del barrio sumamente apreciadas en estas épocas de...

22/06/2012

David Mandessi Diop: ¡Padece Negro!

David Mandessi Diop

¡Padece, desgraciado Negro! El vergajo restalla Restalla contra tu espinazo sudoroso y ensangrentado ¡Padece, desgraciado Negro! La jornada es interminable Interminable para cargar el albo marfil de tu Amo Blanco ¡Padece, desgraciado Negro! Tus vástagos padecen hambre Hambre y tu choza está vacía Vacía de tu mujer que duerme Duerme en el...

22/06/2012

David Mandessi Diop: Reto a la fuerza

Reto a la fuerza

de David Mandessi Diop

Tú, que te sometes, tú que sollozas, tú que falleces un día así, sin conocer la razón, tú que combates, que vigilas por el descanso del Otro, tú, que no miras con regocijo en los ojos, tú, hermano mío, con la cara del miedo y la faz de la angustia, yérguete y grita: ¡No!

 

Versión libre

22/06/2012

Arenales de la Tierra del Vino

Oíd una verdad aún no proclamada:

Los arenales de la Tierra del Vino

fueron traídos en sacos desde Tumbuctú.

Y los cardos, picos y espinos

son la flora africana de Zamora.

Firmedumbre, para quien sepa oír,

difundida por los tam tam al viento

y recogida por los ruiseñores y jigueros

de nuestras choperas, negrilleras y alamedas.

Esto, claro está,...

22/06/2012

Prefiero el ágil salto del felino

Así comenzó de misterioso.

Esto es lo que dijo:

-"Prefiero el ágil salto del felino, encantador y fugaz como el relámpago en el alba".

Y se calló.

Le estuve dando vueltas a la frase.

No la entendía.

Eso sí, tenía sentido, aún sin comprender su hondura por completo. Sabía del zarpazo sangriento que daban esas fieras pero no hallaba la bondad de su...

22/06/2012

Párpados agrietados

Párpados agrietados por el reptil estremecimiento de mis lágrimas sedientas de resurrecciones maternales imposibles

¡Ah!, eras tú, oh Tierra fecunda, la que acariciabas desde la lejanía este anhelo de reabrir la historia que se fue para siempre

Tu llegabas con el agua y el alba dulce, junto a las flacas quijadas de la muerte y en otros lugares vanos y desabridos, ...

22/06/2012

Amigo Zamorano: En el confín de las arenas

Fue allá, en el confín de las arenas, donde yacía el espíritu de la nostalgia, cuando un dios humeante la entregó a las cenizas del recuerdo...

Venganza fue de una mujer que no soportó la ausencia de la patria, el duro y frío vacío de su vientre, en esta soledad desierta del destierro

Todo sucedió, precisamente a mediodía, cuando una legión de saltamontes...