Avisar de contenido inadecuado

Negritud en El blog de MarPita

22/06/2012

Arenales de la Tierra del Vino

Oíd una verdad aún no proclamada:

Los arenales de la Tierra del Vino

fueron traídos en sacos desde Tumbuctú.

Y los cardos, picos y espinos

son la flora africana de Zamora.

Firmedumbre, para quien sepa oír,

difundida por los tam tam al viento

y recogida por los ruiseñores y jigueros

de nuestras choperas, negrilleras y alamedas.

Esto, claro está,...

22/06/2012

Prefiero el ágil salto del felino

Así comenzó de misterioso.

Esto es lo que dijo:

-"Prefiero el ágil salto del felino, encantador y fugaz como el relámpago en el alba".

Y se calló.

Le estuve dando vueltas a la frase.

No la entendía.

Eso sí, tenía sentido, aún sin comprender su hondura por completo. Sabía del zarpazo sangriento que daban esas fieras pero no hallaba la bondad de su...

22/06/2012

Párpados agrietados

Párpados agrietados por el reptil estremecimiento de mis lágrimas sedientas de resurrecciones maternales imposibles

¡Ah!, eras tú, oh Tierra fecunda, la que acariciabas desde la lejanía este anhelo de reabrir la historia que se fue para siempre

Tu llegabas con el agua y el alba dulce, junto a las flacas quijadas de la muerte y en otros lugares vanos y desabridos, ...

22/06/2012

Amigo Zamorano: En el confín de las arenas

Fue allá, en el confín de las arenas, donde yacía el espíritu de la nostalgia, cuando un dios humeante la entregó a las cenizas del recuerdo...

Venganza fue de una mujer que no soportó la ausencia de la patria, el duro y frío vacío de su vientre, en esta soledad desierta del destierro

Todo sucedió, precisamente a mediodía, cuando una legión de saltamontes...

22/06/2012

Gozo, noria, rubor... alba en suma

Membrar palabras como gozo, noria, rubor -alba en suma- sería como reírse un poco de uno mismo.

Hoy, cuando el calabobos, la mollizna, el sirimiri, el orvallo... en fin, como queráis nombrar a la llovizna... que horadaba la firmedumbre de las rocas, ha sido derrotada por gotas de sombría incertidumbre, hablar de la luz es, como poco, impertinente.

Y digo impertinente con...

22/06/2012

José Mª Amigo: Poema antiesclavista

Se amapolaban los remeros.

Se amapolaron. No llegaban a tiempo ¡Ay!, no llegaron.

Pregonad el rubor señorial de los remeros que no llegaron a tiempo de la carraña.

¡Oh, presagio inverecundo: ven brotar el caudaloso Mississippi en Calabar.

Pulsad los balafones en las salinas de Taudeni, para que dancen los cauries de nostalgia por el desequido mar.

Si...

22/06/2012

Gritaban y gritaban y gritaba

--¡Una oveja para el sacrificio! -voceaban unos. --¡Una oveja para el sacrificio! -chillaban otros. ---¡Una oveja para el sacrificio! -se animaban gritando los demás.

Gritaban y gritaban y gritaban... hasta casi desgarrarse la garganta. Los ojos, como platos, les bailaban en las órbitas, imaginando ya el festín del sacrificio en recuerdo y homenaje al fallecido.

...

22/06/2012

Tierra en los ojos

Tierra en los ojos

Pensaron los príncipes: "el virtuoso no merece compasión, sino que le arrojen tierra en los ojos”; pero los muy zorros se callaron como mudos

--Como a muerto me echasteis tierra en los ojos, cuando la aurora, aun en ciernes, perfumaba ya, no obstante, desde los árboles fragantes

Le echaron tierra en los ojos y lo rodearon de silencio, pero, en ...

22/06/2012

Ilusión de una bodega

Lo contaron una tarde

Es lo que una tarde, ilusión de una bodega, nos contaron las ráfagas del viento en las tascas del exilio:

Unos se rinden y de esos... ni se habla; otros... se resisten; permaneciendo siempre presentes en la memoria nuestra

Se resisten a llenar con ecos, el sitio vacío del amor; algunas de las cosas de este mundo, dicen, son vanas y mas falsas que ...

22/06/2012

José Mª Amigo Zamorano: Remos lentos y melodiosos

La madre antigua rejuvenece esperando su llegada.

Remos lentos y melodiosos, goteando estrellas fugitivas, avanzan a su encuentro.

Espera ver pronto su semblante en medio de la charla y floración de los pañuelos.

Y, por lo demás, solo pide un instante de dicha, un instante de calma, para su sufrimiento infernal.

Sufrimiento, absolutamente libre de esperanzas.

...