Avisar de contenido inadecuado

Negritud en El blog de MarPita

22/06/2012

No se trata del kapo, ni la traba, ni...

El ha de morir y ya se acaba el día

No se trata del kapo, ni la traba, ni el tonel... ni, tan siquiera, del bozal puesto en la boca como a un perro, no...

Ni de esclavos, atados, a lo largo de los eslabones del ancla, en racimo, como las uvas, y luego sumergidos hasta ahogarlos en la mar, no...

Es que la savia, imaginada en el deslizamiento de su lengua, por los labios...

22/06/2012

ni libertad sin tierra, ni libertad sin grito

--Solas, conmigo, y en medio de mi, dando carne al exilio, vuelan las golondrinas. Ellas, al menos, se han quedado con un poco de sol. Y de ellas hablo ahora; ahora que estoy sólo y sin almendros.

--De ellas hablas ahora a falta de la tierra que te vio nacer.

--Me la quitaron toda. ¿Qué otra cosa podría hacer yo, si han sembrado, sin mi permiso, los campos ocres de mi...

22/06/2012

Jugar, brincar con las libélulas

brincar con las libélulas

Erase una vez El Amante de jugar con las libélulas... Estaba allí cuando el Angel Armado expulsó a nuestros Ancestros... Pero era El Amante de brincar con las libélulas... Y como su madre le había puesto una flor de verbena en la niña de sus ojos... Al ver al Angel Armado, exclamo:

-¡Paz, sobre los hijos del verano con cabellos de canela!...

22/06/2012

¡Ah, Uerdia, tallo de fresno!

No, nunca, nunca pierdas la esperanza, amigo... Ata, apretando bien, tus zapatos... O..., si no hay más remedio, tus abarcas mismas...

Y ponte en camino ya... Visita... ¡qué sé yo!... hasta los corredores más ocultos... Ahuyenta ese sueño que tienes acumulado de semillas tocadas por el hielo y la roña...

-"¡Ah, Uerdia, tallo de fresno, // cabellos como de esmeralda:...

22/06/2012

Erase una vez la Audacia y el Valor

No es cosa de juego

Eranse una vez la Audacia y el Valor que salieron a recorrer el mundo. Aquí arribaron, ya entrada la noche. Estaban, además de hambrientos, escuchimizados.

 El hambre de las horas frustradas, les había excitado el águila huraña de la sangre, antaño, derramada. Vinieron, en venganza, a ponerse el mundo por montera.

Temblaba la noche en su morada...

22/06/2012

Parapetados en la colina

Recuerdo y deseo

Mi nostalgia es algo tristemente incierto: es un espacio enemigo desértico y un concierto de recuerdos.

Aunque son graznidos de cuervos los que se oyen, allá: en el fondo del paisaje de mis sueños matinales.

Pero desde aquí, desde este exilio, mi mirada está en los arenales del sendero de unas tarde calurosas.

Y en las hondas raíces de los...

22/06/2012

José Mª Amigo Zamorano: Montada en una mimbre

Montada en una mimbre, alazana sobre todo, la Serenidad se ve a ella misma mirando en derredor, en la llanura del destierro.

En un bosque, de tiesos e indiferentes cactus, recoge una cosecha de orgullo, donde, junto a la Espera, se recorta como uno mas de ellos.

Y, sin lugar a dudas -se le nota enseguida por la soberbia- no quiere que sea precisamente el bosque lo que aquí...

22/06/2012

Este hedor en vaharada

En los exilios, continuamente, casi con obsesión, se ven valientes, por las arenas de la patria, caminando en tardes luminosas... de antaño, cuando un alba irradiaba, clara como el diamante, generosa y revolucionaria luz, hacia los cuatro puntos cardinales del planeta...

Y como aquello si que fue perfume generoso, se preguntan a menudo: ¿qué nos ha pasado? Quizás pesó...

22/06/2012

Notas que fluyen

Son notas que van fluyendo, siempre eternas, de una flauta silenciosa y helada que saluda, irónica, al mañana.

Corriente que, avasalladora, recorre las profundidades de los lentos termiteros, emergiendo, de pronto, ante el espejo.

Es un río soterrado y gélido, recogiendo, estremecido, el desgarro que produce en la mirada inocente de unos ojos claros.

Indiferente a...

22/06/2012

José Mª Amigo: Es inútil, de nada servirá

No pierdas más el tiempo que de nada servirá. Mañana, cuando la mirada, a fuerza de buscarte más allá de los montes, más allá de la urgencia, más allá de la angustia, mas allá… haya abierto un camino a través de las rocas, como quien posee la potencia de un láser, mañana no necesitaré de ilusiones, de mejunjes, de afeites, de ungüentos, y veré por fin sin...