Avisar de contenido inadecuado

Frans Eemil Sillampää: Un corte limpio en la yugular -9- (*)

{
}

9º. Silja se confiesa

Kierikka subió solo a su trineo; Silja y el capitán le precedían a pie. Tímida y vacilante, Silja contó entonces al capitán todo lo que sabía de Teliniemi, de su hogar y de su manera de ser, y aseguró que no había participado en el asesinato de Kurkela. Pidió al capitán que hiciera lo posible para que Teliniemi pudiese salir sin temor del escondite que ella conocía.

El capitán miró a Silja extrañado y con aire mucho menos cordial.

-No quiero prometer nada; esto es cosa del tribunal; en todo caso precisa que primeramente salga de su madriguera, pues de lo contrario...

No acabó la frase, mas Silja comprendió. Las lágrimas afluyeron a sus ojos y suplicó al capitán que hiciera todo lo posible por salvar a Teliniemi.

-Si todo lo que me has dicho es verdad, no corre ningún peligro. Pero no es probable que le pongan en libertad en seguida. Te enviaré a dos soldados, a quienes enseñarás el escondite; lo llevarán al pueblo y yo lo defenderé ante los jueces. Es todo lo que puedo hacer.

Tomó a continuación sus disposiciones. Al llegar al campo de concentración, llamó a un soldado y le dio unas órdenes. Luego dijo a Kierikka que esperara. Salieron dos soldados del cuerpo de guardia; su actitud era adusta y rencorosa. El trineo volvía a avanzar lentamente por el sendero en deshielo; los patines chirriaban sobre la arena y se deslizaban bruscamente hacia adelante al pasar por encima de un pedazo de hielo.

Kierikka había entablado conversación con los soldados.

-Tendréis que limpiar esos bosques, cuando nos marchemos; deben de ocultar muchos rojos.

-Ya saldrán solos, con el tiempo -respondió Kierikka.

-Si, pero son bocas inútiles.

-También se les tiene que dar de comer en la cárcel.

-¿Quién habla de meterlos en la cárcel? -dijo el soldado.

-Para que acaben por huir -añadió su compañero.

*

Tomado de la novela de Frans Eemil Sillampää, 'Silja')

(*) El título se lo hemos puesto nosotros

(9) La división en capítulos también es nuestra

{
}
{
}

Deja tu comentario Frans Eemil Sillampää: Un corte limpio en la yugular -9- (*)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre