Avisar de contenido inadecuado

Historias de esclavos: Los esclavos más apreciados (*)

{
}

 

Historias de esclavos: Los esclavos más apreciados 
Los hombres que más se apreciaban eran los que habían adquirido habilidades especiales que normalmente les dispensaban de todo trabajo agrícola. este escogido grupo de esclavos artesanos lo formaban: toneleros, herreros, carpinteros, canteros, mecánicos, ladrilleros, hortelanos, zapateros, tejedores y molineros. La calidad de la obra trabajada por algunos de ellos hacía que sus propietarios establecieran odiosas comparaciones entre ellos y los artesanos libres que, a veces, contrataban. Un inglés se acordaba de una entrevista tenida con capataz de una finca de azúcar en Lousiana: 'Era divertido, si no se tratara de algo tan serio, escuchar las alabanzas que hacía el capataz de la inteligencia y habilidad de sus artesanos y cómo se enorgullecía de que llevaran a cabo por sí solos es trabajo especializado de la propiedad, y oírle luego, pasados unos segundos, despotricar de la total ineptitud e ignorancia de la raza negra, su incapacidad general y aun su escasa preocupación por ellos mismos.
(De la obra de Kenneth M. Stampp titulada 'The Peculiar Institution', 1956)
Los hombres que más se apreciaban eran los que habían adquirido habilidades especiales que, normalmente, les dispensaban de todo trabajo agrícola.
Este escogido grupo de esclavos artesanos lo formaban: toneleros, herreros, carpinteros, canteros, mecánicos, ladrilleros, hortelanos, zapateros, tejedores y molineros.
La calidad de la obra trabajada por algunos de ellos hacía que sus propietarios establecieran odiosas comparaciones entre ellos y los artesanos libres que, a veces, contrataban.

Un inglés se acordaba de una entrevista tenida con el capataz de una finca de azúcar en Lousiana:
'Era divertido, si no se tratase de algo tan serio, escuchar las alabanzas que hacía el capataz de la inteligencia y habilidad de sus artesanos y cómo se enorgullecía de que llevaran a cabo por sí solos ese trabajo especializado de la propiedad, y oírle luego, pasados unos segundos, despotricar de la total ineptitud e ignorancia de la raza negra, su incapacidad general y aun su escasa preocupación por ellos mismos.
(De la obra de Kenneth M. Stampp titulada 'The Peculiar Institution', 1956)
(*) Título nuestro

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Historias de esclavos: Los esclavos más apreciados (*)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre