Avisar de contenido inadecuado

José Mª Amigo Zamorano: Labordeta y Kulturgintza

{
}


 

Murió Labordeta y con él ha muerto un gran artista. Y un ejemplo de luchador antifranquista. Recordamos que nos lo dio a conocer el amigo Toño (no sabemos por donde andará), un maestro de niños que era de nuestro pueblo. Tenía por aquel entonces una escuela en Barcelona. En esa ciudad fue a alguno de sus conciertos. Y no se nos olvida que nos habló de él diciendo -mas o menos- que sus canciones partían de alguna pequeña cosa, casi insignificante, del campo aragonés y, mostrándola con sencillez a los oyentes, le iba dando una trascendencia más allá del ambiente campesino.

Luego compramos algún disco y más tarde un libro de la editorial Júcar (ya desaparecida) de una colección titulada ‘Los juglares’. Si la memoria no nos falla. Quedamos prendidos de su arte.

Mas tarde le dimos la mano en un festival. En Bilbao. Festival que tenía el título de 8 Horas de Cultura  que en euskera se dirían 8 ordu Kulturgintza, o algo así. Eso (puede que nos falle la memoria) ocurrió a finales de septiembre u octubre, muy avanzada la década de los 70 del siglo pasado; festival cultural en la Feria de Muestras de Bilbao, con participación de cantantes de distintas nacionalidades, además de numerosas exposiciones artísticas. Estaba organizado, o eso creemos, por la Organización de Izquierda Comunista (OIC). En él intervinieron, en lo concerniente a la canción: Carlos Cano (Andalucía), Cuarteto Cedrón (Argentina), Elisa Serna (Castilla), Gwendal (Bretaña), Imanol (Euskadi), Labordeta (Aragón), Marina Rossell (Cataluña), Miro Casabella (Galicia), Mont-Joia (Ocitania), Oskorri (Euskadi) y Soledad Bravo (Venezuela), así como los bertsolaris Amuritza y Lopategui.

Fuimos a dicho concierto invitados por Fermín Santamaría, un cuñado que más que cuñado era camarada. Militaba en la organización más arriba citada. Por cierto que el festival fue todo un éxito. Por la categoría de los artistas y por el numeroso público asistente.

Allí vimos repartiendo poemas a Juan Kruz Igerabide, compañero en las asambleas de maestros interinos y hoy día destacado escritor tanto en euskera como en castellano. No sabemos si le unía algo a la Organización de Izquierda Comunista (OIC) –que dicho sea de paso fue un partido que duró unos pocos años y luego desapareció- o estaba allí para darse a conocer al público vasco. Y nunca se lo preguntamos. De todos modos no nos sorprendió verlo allí pues, junto con las actuaciones musicales, se mostró casi todo el arcoiris cultural: pintura, dibujo, fotografía, proyecciones de películas inéditas en Euskadi... amén de debates en torno a la cultura y sus distintas manifestaciones.

Nosotros, sobre todo, recordamos la parte musical que, es de suponer, estaría puesta como culminación del evento. Los cantantes ya los hemos citado. Aunque en el recuerdo retenemos a dos sobre todo: uno, Imanol, que fue muy aplaudido cantando en euskera -no sabemos si el lector se acordará de Imanol… si, un cantante euskaldun alto, muy alto, creemos de ideología troskista, luchador antifascista que tuvo que exiliarse en París de la Francia y de vuelta tuvo sus más y sus menos con ETA,  tanto que tuvo que huir de Euskadi; y murió en el exilio; a lo mejor de pena; exilio dentro de España; pero exilio al fin y al cabo; fuera de su tierra vasca- y el otro que retenemos fue a Labordeta, José Antonio Labordeta; el cuñado o camarada, el camarada cuñado, tuvo el encargo de recibirlo y acompañarlo donde quisiera ir: una especie de taxista del cantante.

Del recitado musical hemos dicho que Imanol fue muy aplaudido, pero fue Labordeta quien nos levantó del asiento, entusiasmados, y con el alma en la voz coreamos todos, conmovidos y cogidos de la mano, el ‘Canto a la Libertad’.

Él nos encendió. Con su voz y su guitarra. Lejos de su tierra. Lejos de Aragón. Cantando en castellano. En Euskadi. A todos: metalúrgicos, caseros, maestros, jubilados, albañiles… Murió Labordeta y con él murió un aglutinador de la lucha antifranquista.

Después de muerto todos son llantos por su muerte; y todos, absolutamente todos, desde los diputados del PP (que lo insultaban en el hemiciclo) hasta el Rey, nombrado por Franco, dicen que fueron amigos del cantante, poeta y antifascista universal.

-Mucho hipócrita, ¿verdad Labordeta? Pues, ea, ¡a la mierda todos ellos! ¡joder!

{
}
{
}

Comentarios José Mª Amigo Zamorano: Labordeta y Kulturgintza

[...]conocer un maestro de niños llamado Toño (no sé por donde andará) que era de nuestro … See original here: José Mª Amigo Zamorano: Labordeta y Kulturgintza TAGS: ahora-que,[...]
Todo lo bueno que puedas hablar de Labordeta es poco. Estoy convencido de que se hizo político por dar razón a ese aforismo de que toda norma tiene su excepción: él era un tío honrado. Y bueno, en el mismo sentido que daba Machado a su autorretrato. Hablé con él hace unos años en una visita que giró a mi instituto, estaba un tanto cansado porque el hemiciclo era un paisaje desolador y desalentador. Al saber que era de Zamora me habló de los días que pasó por tierras de Aliste en su programa de Un país en la mochila. Guardaba buenos recuerdos de aquellas gentes, él que era urbano pero se sentía muy cerca del saber popular y de sus depositarios.
En mi próxima novela saco un retazo del día de su muerte porque viviendo en Aragón no se puede dejar de lado el mazazo que supuso para esta tierra su desaparición. Si fuera poeta diría que silbaba el viento de la emoción, que , más que cantar sus canciones, nos temblaban los labios, que las lágrimas brotaban en ojos jóvenes y en ojos cansados y que la sensación de orfandad dejó el Ebro vacío de aguas y lleno de lamentos.
Antonio Tejedor Antonio Tejedor 04/09/2011 a las 18:33

Deja tu comentario José Mª Amigo Zamorano: Labordeta y Kulturgintza

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre