Avisar de contenido inadecuado

Roberto Paz y Paz (*): Reconstrucción de la Luz (1)

{
}

 

Roberto Paz y Paz (*): Reconstrucción de la Luz (1)
Las manos, sí, las manos cantan
el poema de amor bien aprendido
y es ajeno su ritmo concertante;
para usinas y arados han nacido;
mas tan sucio y oscuro es el instante
que a empuñar el fusil ahora llaman.
Las manos saben roturar la tierra:
la patria se alimenta de esas manos;
las manos saben dirigir telares:
que vistan a los pueblos esas manos;
las manos elaboran calculemas:
que construyan los puentes esas manos;
las manos saben auscultar dolencias:
que curen a los pueblos esas manos;
las maos saben ordenar las letras:
que eduquen a los pueblos esas manos.
Pero no; que no nos dejan...
Si apagaron septiembre en el veintiuno;
si fue el setenta y uno opacado;
si el novecientos veinte,
traicionado,
no dio fruto ninguno;
si a nuestro octubre del cuarenticuatro
a golpes de entreguismo destrozaron;
si a los brazos sin tierra les quitaron 
la tierra sin brazos que les dimos;
si destruyeron aquello que construimos;
si han puesto celosías a la luz
que corre por el orbe
dejándonos a oscuras;
entonces,
de aquellas manos puras,
para el arado, el taller y el libro,
surge el afán de abandonarlo todo
y de emprender tan solo una tarea,
para la ual hay solo una herramienta:
vamos a reconstruir la luz
con el fuego lustral de los fusiles.
Aquellas manos buscarán primero,
y en un haz vigoroso
fusionarán luego,
los retazos de luz de nuestra historia,
zurciéndolos con hilo indestructible
de acero y fogonazos.
Y una antorcha infinita
surgirá esplendente,
septiembre mas octubre
con abril y junio
-deslumbrante-,
para incendiar con ella la inmundicia
y renovar la patria escarnecida.
Y ya en ella
y con ella
-con sangre de mártires nutrida,
del quetzal restaurada el ala herida-
iniciar la canción de los maizales
con el ritmo feliz de las usinas
y el coro dulce de las cien mil escuelas.
¡Ah retazos de luz, ya unificados,
qué torrente nos dan de claridades!
___________
(*) Roberto Paz y Paz González: Poeta guatemalteco nacido el 22 de abril de 1927 en Ciudad de Guatemala. Sufrió su primer exilio en 1937 por acompañar a su padre. En 1944 retorna a Guatemala y milita en el Frente Popular Libertador. Luego en partidos revolucionarios iniciados con el movimiento que derrocó a la dictadura de Ubico en 1944. El 18 de julio participó, fusil en mano, en la defensa del gobierno del presidente Juan José Arévalo, siendo herido en combate.Asistió a la fundación de la Alianza de la Junventud Democrática Guatemalteca en 1947, de la cual fue el responsable de Finanzas y director del periódico Alianza, órgano de esa alianza. En el trascurso de la crisis de 1954 ayudó a organizar las brigadas populares para defender la revolución, siendo segundo jefe de la 'Tecum Uman'. Asilado en la Embajada de Argentina, marchó a ese país en septiembre de 1954, volviendo a su patria en mayo de 1963. Su producción literaria mas importante es en prosa, sobre todo en cuentos. Y también destaca como periodista. Estuvo muy unido al grupo Saker-Ti. Como representante de este grupo y de la Alianza de la Juventud Democrática Guatemalteca fue a México al Primer Congreso Continental Americano por la Paz. En Argentina escribió para seminarios y revistas, y dio charlas sobre arte y literatura guatemalteca. Sus actividades generales como organizador e impulsor de actividades literarias y culturales son tantas y tan variadas que sería cansado citarlas. En un tiempo solo publicó ensayos y nada de poesía. Estuvo amenazado de muerte pero no obstante eligió continuar viviendo en su país.
(1) Este poema vio la luz en la revista Saker-Ti.
______
 (Del libro 'POESÍA REVOLUCIONARIA GUATEMALTECA. de Mª Luisa Rodríguez. Edita: Zero, S.A. Madrid, octubre 1969
Las manos, sí, las manos cantan
el poema de amor bien aprendido
y es ajeno su ritmo concertante;
para usinas y arados han nacido;
mas tan sucio y oscuro es el instante
que a empuñar el fusil ahora llaman.
-
Las manos saben roturar la tierra:
la patria se alimenta de esas manos;
las manos saben dirigir telares:
que vistan a los pueblos esas manos;
las manos elaboran calculemas:
que construyan los puentes esas manos;
las manos saben auscultar dolencias:
que curen a los pueblos esas manos;
las maos saben ordenar las letras:
que eduquen a los pueblos esas manos.
-
Pero no; que no nos dejan...
Si apagaron septiembre en el veintiuno;
si fue el setenta y uno opacado;
si el novecientos veinte,
traicionado,
no dio fruto ninguno;
si a nuestro octubre del cuarenticuatro
a golpes de entreguismo destrozaron;
si a los brazos sin tierra les quitaron 
la tierra sin brazos que les dimos;
si destruyeron aquello que construimos;
si han puesto celosías a la luz
que corre por el orbe
dejándonos a oscuras;
entonces,
de aquellas manos puras,
para el arado, el taller y el libro,
surge el afán de abandonarlo todo
y de emprender tan solo una tarea,
para la ual hay solo una herramienta:
vamos a reconstruir la luz
con el fuego lustral de los fusiles.
-
Aquellas manos buscarán primero,
y en un haz vigoroso
fusionarán luego,
los retazos de luz de nuestra historia,
zurciéndolos con hilo indestructible
de acero y fogonazos.
-
Y una antorcha infinita
surgirá esplendente,
septiembre mas octubre
con abril y junio
-deslumbrante-,
para incendiar con ella la inmundicia
y renovar la patria escarnecida.
-
Y ya en ella
y con ella
-con sangre de mártires nutrida,
del quetzal restaurada el ala herida-
iniciar la canción de los maizales
con el ritmo feliz de las usinas
y el coro dulce de las cien mil escuelas.
-
¡Ah retazos de luz, ya unificados,
qué torrente nos dan de claridades!
___________
(*) Roberto Paz y Paz González: Poeta guatemalteco nacido el 22 de abril de 1927 en Ciudad de Guatemala. Sufrió su primer exilio en 1937 por acompañar a su padre. En 1944 retorna a Guatemala y milita en el Frente Popular Libertador. Luego en partidos revolucionarios iniciados con el movimiento que derrocó a la dictadura de Ubico en 1944. El 18 de julio participó, fusil en mano, en la defensa del gobierno del presidente Juan José Arévalo, siendo herido en combate. Asistió a la fundación de la Alianza de la Junventud Democrática Guatemalteca en 1947, de la cual fue el responsable de Finanzas y director del periódico Alianza, órgano de esa alianza. En el trascurso de la crisis de 1954 ayudó a organizar las brigadas populares para defender la revolución, siendo segundo jefe de la 'Tecum Uman'. Asilado en la Embajada de Argentina, marchó a ese país en septiembre de 1954, volviendo a su patria en mayo de 1963. Su producción literaria mas importante es en prosa, sobre todo en cuentos. Y también destaca como periodista. Estuvo muy unido al grupo Saker-Ti. Como representante de este grupo y de la Alianza de la Juventud Democrática Guatemalteca fue a México al Primer Congreso Continental Americano por la Paz. En Argentina escribió para seminarios y revistas, y dio charlas sobre arte y literatura guatemalteca. Sus actividades generales como organizador e impulsor de actividades literarias y culturales son tantas y tan variadas que sería cansado citarlas. En un tiempo solo publicó ensayos y nada de poesía. Estuvo amenazado de muerte pero no obstante eligió continuar viviendo en su país.
(1) Este poema vio la luz en la revista Saker-Ti.
______
 (Del libro 'POESÍA REVOLUCIONARIA GUATEMALTECA. de Mª Luisa Rodríguez. Edita: Zero, S.A. Madrid, octubre 1969)

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Roberto Paz y Paz (*): Reconstrucción de la Luz (1)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre